2 comentarios en “Flamenco oriental”

  1. El aire de las palmas de él es flamenco, suena, aunque no lo oiga como lo oíste tú. Ella te ha visto en la última centésima de segundo. La quietud de él, centrado solo en sus palmas da idea de la concentración y el centramiento en el punto hara, debajo del ombligo, donde late el corazón flamenco. Me cuesta por eso, ver estas fotografías en color. Estoy tan habituado al blanco y negro que no imagino el color en la street photography, aunque de sobras sé que se utiliza con gran acierto. En este tipo de fotografía, se trata de esperar y estar atentos y siempre acaba pasando algo, como este momento que has captado.

Deja un comentario