2 comentarios en “Le violon d’Ingres”

  1. Una foto con varios puntos de interés. Por un lado la muchacha a la izquierda que parece atraer nuestra atención y del hombre con gafas de la derecha que parece mirarla. Ella va abstraída y no se da cuenta de la mirada que recibe ni de la foto de que está siendo objeto. Por otro lado, tenemos la entrada de la galería y la foto de Man Ray que puede sugerir como eco las formas de la muchacha. El color es eficaz y está muy bien tratado. Un momento que existió y dejó de hacerlo salvo por esta foto que lo fijó definitivamente. Me gusta.

    • Te cuento cómo hice la foto. Me fijé en la chica que se acercaba por un lado de la calle y me pareció interesante. Al mirar por dónde iba a pasar, vi la tienda con la foto de Man Ray y esperé a que llegara a mi altura. En el último momento se cruzó el hombre de la derecha e instintivamente disparé antes de que tapara a la chica. Fue cuestión de suerte, o de naturaleza masculina, que en ese momento el hombre mirara hacia la chica. El segundo hombre, frente a la tienda, simplemente estaba allí. Afortunadamente, ninguno de los tres personajes, o cuatro contando la foto de Man Ray, se tapan uno a otro.
      Como dices, «un momento que existió y dejó de hacerlo». O, como titulas tu blog, fue un instante fugaz.
      Gracias por tu comentario, Joselu

Deja un comentario