Comerse un melocotón

comerse un melocoton fuji x100s fotografia callejera candid portrait

Apertura: ƒ/5     Cámara: X100S     Longitud focal: 23mm     ISO: 800     Velocidad: 1/400s    

«… acaso se atreva hasta a comerse un melocotón, y a pasearse en la playa con pantalón blanco. El recuerdo del mar provoca una asociación con las sirenas y sus evocaciones eróticas.»

Poesía y teatro de T.S. Eliot
Escrito por María Enriqueta González Padilla

Pulsa en la foto para verla en grande

Amor ciego

amor ciego fuji x100s fotografia callejera street photography

Apertura: ƒ/11     Cámara: X100S     Longitud focal: 23mm     ISO: 200     Velocidad: 1/250s    

En la plaza de Oriente, en Madrid, esta pareja estaba en el suelo, con los ojos cerrados. Al revisar la foto en el ordenador me pareció algo extraña. Podría ser porque al no verse la sombra de los chicos (la mía sí) quedan despegados del suelo. Probé a girarla y acabó como está, boca abajo.

Creo que la foto gana en esta posición. La expresión de sus caras es más intensa y vemos en primer plano las manos unidas.

Pulsa en la foto para verla en grande

Sorpresa en el Mercado de Motores

sorpresa mercado motores fuji x100s fotografiacallejera street photography

Apertura: ƒ/2     Cámara: X100S     Longitud focal: 23mm     ISO: 2000     Velocidad: 1/125s    

En el Mercado de Motores, feria de artesanía y diseño, en la estación de trenes de Delicias, Madrid.

El chico se estaba despidiendo de su amiga, que tenía un puesto en el mercadillo. Yo le esperaba, con la cámara preparada, para hacerle una foto cuando pasara por la única salida del puesto.

Pero, al salir, su amiga le avisó porque pensó que se estaba cruzando en mi foto a los trenes y él reaccionó riendo. Bueno, los dos se echaron a reir.

Él se fue y me acerqué a enseñarle la foto a la chica. Le gustó y me pidió una copia (que ya le he enviado). Se llama Martina Billi y es ilustradora. Se nota, porque el diseño de la tarjeta que me dio es muy bueno.

En la fotografía callejera, hay ocasiones, como ésta, en que intuyes que va a pasar algo que puede ser interesante. Te preparas y eliges el mejor momento para disparar. Desde luego, la suerte influye mucho en el resultado. Pero hay que estar ahí para aprovecharla.

En este caso, la suerte tenía nombre de mujer: Martina.

Pulsa en la foto para verla en grande